Viernes 24 de Septiembre del 2021, 19:10               

Noticias

Publicado en septiembre 5th, 2021 | Escrito por FM Radio City

0

A una semana de las elecciones primarias en Santa Fe

Cuando las expectativas son diferentes

*Por Pablo Feldman para ROSARIO/12

Un panorama político de los que tienen la obligación de ganar, y los que encaran esta etapa con el objetivo de posicionarse para llegar al comicio de noviembre.

En una semana se definirán las PASO en Santa Fe y quedará despejado el camino hacia la elección general del 14 de noviembre, el comicio en el que realmente se pone en juego el futuro no ya de las administraciones provinciales y municipales sino del gobierno del Frente de Todos cuya dirigencia sabe perfectamente la importancia del resultado de la elección de mitad de mandato. En este contexto, las expectativas son diferentes,  se advierte no solo en la desproporción de recursos de los spots, cartelería y acción publicitaria de campaña, sino en el perfil de los candidatos seleccionados para esta instancia de primarias.

Están los que tienen la obligación de ganar, y los que encaran esta etapa con el objetivo de posicionarse para llegar al cuarto oscuro «por los puntos» que es en noviembre. Hay otros que de antemano saben que no cuentan con chances y se exponen de todos modos a aparecer en la boleta de más de medio metro, la «Vacaflor» (como la bandera, la más larga del mundo). Esto para la definición de candidaturas a concejal, porque en la de legisladores nacionales se utiliza la vieja y querida boleta sábana, que finalmente no es peor que la «boleta única» que se presentó para «solucionar» el tema del ingreso de «desconocidos» en ristras a los cuerpos colegiados y devino en el ingreso de «conocidos/famosos» en su lugar sin que eso garantice –ni mucho menos– una mejora en la calidad de la representatividad. Pero el sistema electoral y sus variantes merecen un capítulo aparte que no será incluido en la columna de hoy.

Retomando el tema de las boletas, los dos cuerpos presentan al elector el dilema de la tracción. En la mayoría de los casos –ya que se ha verificado que es muy bajo el «corte de boleta», se estima que rondará el 10 por ciento– el cuerpo de la izquierda –que lleva las candidaturas al Senado– pesa más que el de la derecha –que contiene las listas para diputados–. Es por esa razón que el resultado final en ambas categorías va a ser diferente a las encuestas que se van conociendo.

El ejemplo más claro se ve en la interna de Juntos por el Cambio donde en la categoría Senador, en Rosario, casi todos los sondeos le dan una clara ventaja a Federico Angelini sobre el resto, especialmente sobre José Corral. Sin embargo, la boleta del exintendente de Santa Fe tiene pegada la de Roy López Molina encabezando la nómina de diputados nacionales, quien a su vez aventaja al resto de sus competidores por una diferencia notable –tomando las mismas encuestas– incluido el porteño naturalizado Luciano Laspina, pegado a la boleta de Angelini. Sería un fenómeno inédito que haya un corte de boleta que neutralice la tracción que ejercen los candidatos en sus categorías, y es por eso que Corral va a subir gracias a Roy, o Roy bajar por el efecto de la escasa respuesta favorable a Corral. Lo mismo se replicaría en el caso de Angelini y Laspina, pero a la inversa. Las otras dos listas de JxC aparecen con menor intención de voto, pero todas sumadas se ubican «cabeza a cabeza» con la suma del Frente de Todos.

En el Frente de Todos, «la obligación de ganar» la tiene la lista de Cristina-Perotti-Alberto, otro resultado sería una hipoteca ilevantable para el rafaelino, y si bien nadie duda de la pertenencia de Agustín Rossi al espacio que lidera CFK , el «Chivo» fue expulsado de la manada –por el presidente en conferencia de prensa desde Perú– pero su voto en la Cámara alta sin dudas será oficialista, lo mismo que su compañera en el caso de resultar electos. Las encuestas le dan a Marcelo Lewandovsky una ventaja en Rosario que no sería tan amplia como en el resto de la provincia. Allí se marca una diferencia a partir de lo supone la presencia del gobierno y la lista que apadrina. Como siempre, eso define una ventaja de estructura y aparato que suele ser decisiva.

En cuanto a diputados, ocurre los mismo que en JxC: las encuestas muestran que Roberto Mirabella tiene la mitad de intención de voto que el excomentarista de fútbol para la Cámara alta. De otro modo, hubiera sido Mirabella el candidato por su reelección en la banca que dejó su gran amigo Omar cuando fue electo gobernador.

Ese esquema de «suplencia/ futuro» es el que llevó Perotti a estar en la boleta, no solo para que su rostro aparezca en los afiches, sino porque existe la convicción de que una eventual victoria de Lewandovsky en las primarias y luego en las generales, saldaría la discusión de quien debería ser su sucesor en sillón del Brigadier López. Parece mucho, pero es así. En esos términos está planteado el esquema a corto y mediano plazo. Más aún, la segunda suplente no es un cargo testimonial, en el grupo cercano al gobernador piensan que el desplazamiento puede ser mayor, y se ilusionan con «Omar en la fórmula presidencial del 2023», y ahí se produciría la vacante. Aunque parezca política-ficción, quienes conocen la trayectoria del exintendente rafaelino no se sorprenden, desde esos días, pasando por la elección en la que por pocos votos no fue electo vice junto al Tigre Cavallero, pasaron casi 30 años, y en Rosario/12 se ha publicado la evolución de sus movimientos — muchas veces subestimados dentro y fuera del PJ– que lo llevaron hasta la Casa Gris, y que no parece ser el destino final.

En el Frente Progresista, la obligación de ganar la tienen los socialistas. La estructura y el «oficialismo» lo encarnan Clara García y Mónica Fein. Sin embargo la presencia de un dirigente histórico, y el único senador socialista desde Alfredo Palacios, pone inquietud en la primaria. Rubén Giustiniani –impulsado por el intendente Pablo Javkin– tiene una intención de voto en Rosario que difícilmente replique en el resto de la provincia, aún cuando la estrategia fue que la boleta de Diputados la encabece Palo Oliver, radical, prácticamente desconocido en Rosario y sur de la provincia, pero con reputación en el centro-norte. El candidato a senador duplica la intención de voto del candidato a diputado en Rosario. Eso va a dar como resultado que Palo Oliver sume más votos que encuestados, si es que no hay un corte de boleta extraordinario.

El «tercer tercio» del que se habla en la política santafesina en los últimos años deberá esforzarse para llegar a conseguir una banca por la minoría. Todos los sondeos dan al Frente Progresista en tercer lugar.

Al corte de boleta apuestan algunas fuerzas, en especial de la centro izquierda, y sobre todo para diputados donde la «oferta» de los partidos mayoritarios les permite esperanzarse con que algún representante– Carlos Del Frade es el mejor perfilado– , alcance primero los casi 65 mil votos para que su boleta este en el cuarto oscuro en noviembre, y luego más del doble para llegar al Congreso.

Queda una semana, intensa, en la que se cruzan situaciones contradictorias, donde el peso publicitario y el marketing –incluidos reportajes/shows– se alternan con escenas de la vida real. En pandemia, con la ilusión de estar saliendo, estaremos en presencia de discursos, promesas y cuestiones más tangibles. Se verá cuál es el peso de la gestión, en una provincia en la que coexisten la billetera y la balacera Santa Fe.


Sobre el autor



Los comentarios no estan disponibles.

Subir ↑
  •