Viernes 15 de Noviembre del 2019, 16:59               

Noticias

Publicado en septiembre 22nd, 2019 | Escrito por FM Radio City

0

EL ÚLTIMO TOUR

Macrì inicia su gira de despedida, que puede incluir escalas en los tribunales

   PARA EL COHETE A LA LUNA

 

El Presidente Maurizio Macrì anticipó el jueves en Jujuy cómo será su último tour, de 30 presentaciones en 30 lugares del país durante octubre, con las que se irá despidiendo de la presidencia que asumió en diciembre de 2015 y concluirá antes de que finalice este año. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, colmó de elogios a Macrì en su visita para inaugurar un nuevo aeropuerto, como corresponde a quien depende de las transfusiones monetarias del gobierno nacional, ya que gobierna una de las provincias que menos recursos propios dispone para financiar su presupuesto.

Aun así, en el encuentro de Cumelén en enero se negó a unificar los comicios provinciales con los nacionales. El 9 de junio, el carcelero de Milagro Sala consiguió su reelección, pero apenas obtuvo el 43,7% de los votos, 15% menos que en 2015. Si hubiera aguardado hasta el 11 de agosto, sólo la irrelevancia del candidato justicialista, que hizo campaña disfrazado de Moisés en el Monte Sinaí,  hubiera podido impedir que dejara la gobernación por la puerta trasera.

 

Julio Ferreyra en el Monte Sinaí.

 

Quienes aceptaron la exigencia presidencial fueron los dos gobernadores del PRO: el Hada Buena, que perdió en agosto por 18 puntos con Axel Kicillof, y su jefe político, Horacio Rodríguez Larreta, que prevaleció en la Ciudad Autónoma pero no tiene asegurada una victoria en la primera vuelta del 27 de octubre.

Como si viviera en otro mundo, Macrì dijo en Jujuy que en el proceso electoral “estamos definiendo con qué valores queremos vivir y convivir los argentinos, con honestidad y transparencia, que son valores innegociables». Horas antes, el empresario mendocino Daniel Vila había decidido ser entrevistado en el programa de animales que se emite en el canal de televisión América, del que es accionista. Ante una pregunta del relator deportivo que durante el cuatrienio macrista despachó en esa mesa la carne podrida de los servicios de inteligencia del Estado, acusó de extorsión a Macrì, en términos similares a los que padecieron sus homólogos Cristóbal López, Fabián de Sousa y Víctor Santamaría: o se allanaban a los deseos presidenciales o irían a la cárcel. Honestamente, una transparente operación mafiosa.

 

 

 

El despojo

López y De Sousa fueron despojados de sus empresas (el Grupo Indalo y Oil Combustibles) y privados de su libertad, una vez que se negaron a poner sus medios al servicio del encarcelamiento de la ex Presidente CFK, como les exigió en persona Macrì, en entrevistas realizadas en la casa de su padre y en sedes gubernativas.

Ya se ha demostrado en juicio y con peritajes oficiales la falsedad de las acusaciones inventadas por el gobierno de Macrì en contra de ambos:

  • La deuda con la AFIP no era de 8.000 millones de pesos, sino de 2.600, y al momento de la intervención sólo restaban pagar 600. Recién se interrumpieron los pagos cuando el gobierno forzó la quiebra de las empresas y la detención de sus accionistas.
  • Oil nunca percibió el Impuesto a los Combustibles Líquidos, porque vendía a las estaciones de servicio y no a los automovilistas, por lo cual no es cierto que retenía en forma indebida ese dinero, para adquirir con él los medios que Macrì apetecía.
  • La AFIP había concedido planes similares a centenares de empresas, pero presentaba el caso de Oil como si fuera una excepción en favor de un socio político.

El tribunal que juzga a López y De Sousa dispuso excarcelarlos, aunque siguen encuadernados por el doctor Glock (uno de los intocables a quien Santamaría me prohibió nombrar).

 

 

Víctor y Vila

Si Santamaría no siguió el mismo destino que los accionistas de C5N y Radio 10 fue porque Horacio Rodríguez Larreta lo salvó, en atención a su cargo como presidente del PJ, con el que acuerda todos los negocios inmobiliarios. Antes, Víctor aceptó la presión oficial para censurar mis artículos, pretensión que no acepté. En el caso de Vila, asociado con el también mendocino y lobbysta de intereses nacionales e internacionales José Luis Manzano, se verifica el choque entre la práctica mafiosa del Presidente (que en varios artículos ha descrito en El Cohete el académico calabrés Rocco Carbone), y un típico representante de la burguesía argenta, que sólo hace negocios con plata ajena, dentro de lo posible estatal.

Vila dijo en la mesa de los animales que tenía en su teléfono mensajes del Presidente certificados ante escribano, en los que Macrì le reclamaba que su empresa Supercanal – Arlink le devolviera al Estado parte del espectro radioeléctrico que había ganado en una subasta para la tecnología 4G de telefonía celular, porque “lo tenía comprometido con Clarín”. Vila agregó que luego de un tira y afloje con Macrì, aceptó prometer por escrito que desistiría de medidas cautelares que le había concedido la Cámara Federal de Mendoza, y Macrì accedió a guardar ese papel hasta que Vila vendiera su empresa.

Según el empresario, el Presidente no cumplió su parte del trato y presentó ese documento “antes de tiempo, pero los abogados de la empresa tenían su reaseguro y evitaron que ese espectro volviera al estado. ¿Qué hizo ahí el Presidente? Lo mandó al ministro Aguad a meterme una denuncia penal. Cuando le devolví el espectro me mando un WhatsApp diciéndole que ya le había dado instrucciones al procurador para que dejara sin efecto la denuncia penal”. Estas son facultades que ninguna ley concede al Poder Ejecutivo.

Según Vila, en relación con los medios los macristas parecen inofensivos, «pero llevan el facón debajo del poncho y en el momento menos pensado te lo clavan».

 

 

Clarín responde

En una nota de respuesta en su edición del viernes 20, Clarín sostuvo que Vila no depositó los 506 millones de dólares ofrecidos en la subasta, por lo que el gobierno de Cristina Kirchner anuló la adjudicación y entregó ese espectro a la empresa estatal Arsat, a través de la Ley de Desarrollo de la Industria Satelital. Sin embargo, el grupo Vila-Manzano seguía sin devolver esas frecuencias de telefonía celular, en virtud de la medida cautelar de la Cámara mendocina. En declaraciones a Clarín, el ministro de modernización Andrés Ibarra dijo que como Vila no pagó esas frecuencias, “nuestro gobierno las recuperó y forman parte del futuro proceso licitatorio, para empresas nacionales y regionales, que está en vías de instrumentación”. En vías de instrumentación es una frase de típica imprecisión macrista. Alguna vez, quizás, quizás, quizás.

 

 

Agregó Ibarra que en abril de 2017 el Ministerio de Comunicaciones presentó la denuncia penal a la que hizo referencia Vila, para que se investigue la adjudicación de las frecuencias a Arlink, pero que “esa denuncia no estuvo dirigida a ninguna persona en particular y que pocos días después, tras una audiencia de conciliación, Supercanal propuso un acuerdo por el cual devolvía el espectro, desistiendo de la medida cautelar”.

Se suponía que Ibarra estaba desmintiendo a Vila. Pero si se lee con atención, no hizo más que confirmarlo: hubo una conciliación y Vila desistió de la cautelar. Tal vez por eso la nota desapareció poco después del portal de Clarín. Vila también dijo que además de “meterse con la libertad”, lo que hizo Macrì “también es inmiscuirse en el Poder Judicial, cosa que está prohibidaporque esta es una república con división de poderes».

 

 

Un pequeño detalle

La nota de Clarín omite que  la asignación a la empresa del Estado ARSAT de las frecuencias reclamadas por Arlink se hizo para que las utilizara con fines públicos específicos, priorizando aplicaciones de Protección Pública y Operaciones de Socorro y Defensa, y a las zonas de mayor vulnerabilidad del país, en proyectos propios o en asociación con Municipalidades, Cooperativas y Sociedades del Estado o con participación estatal. Esa asignación de frecuencias sólo podría modificarse por decisión de “dos tercios de los miembros del Honorable Congreso de la Nación”. Es decir que de otro modo no podrían ser asignadas a empresas privadas, como Clarín o América.

A pocos días de asumir en 2015, Macrì modificó por el decreto 267/15 la Ley Audiovisual. De ese plumazo eliminó las cláusulas antimonopólicas que molestaban a Clarín y derogó la prohibición de que una misma empresa pudiera prestar servicios de comunicación audiovisual y servicios públicos, como la telefonía. Recién entonces Clarín blanqueó la compra de Telecom y el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) la aceptó. En la audiencia sostenida en abril de 2016 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la que participé en representación del CELS, el gobierno prometió impulsar en menos de seis meses una ley más moderna. Macrì se va sin haber cumplido tampoco esta promesa. Pero su omisión permitió a Clarín sumar hechos consumados que ahora son derechos adquiridos, como reconoció Alberto Fernández en diálogo con el lobbysta de la calle Tacuarí, Jorge Rendo.

En la nota mencionada, Clarín alega que “nunca necesitó esas frecuencias de telefonía celular”. La realidad es la contraria, desde que el gobierno aprobó que Clarín adquiriera la empresa de telefonía celular Nextel, que no tenía frecuencias aptas para dar 4G. Las que Cristina recuperó para ARSAT eran el objetivo de Clarín. Por eso Macrì exigió a Vila que desistiera de la cautelar, bajo amenazas a su familia y a su libertad. Vila firmó lo que le exigían, pero sin intención de cumplir y se guardó un Plan B. El presidente del ENACOM, Miguel de Godoy, no vio con simpatía la denuncia penal por defraudación con que Macrì amenazó a Vila, y debió presentarla el propio ministro Oscar Aguad. De Godoy, que se relaciona en la masonería local con diplomáticos, hombres de negocios, funcionarios judiciales y agentes de inteligencia de diversos países, fue reemplazado en el cargo por la condescendiente ex diputada radical Silvana Giudici, una clarinada estridente entre tanto burócrata formalista. Ante la denuncia de Aguad, en septiembre de 2017, Vila desistió de la cautelar ante la Cámara mendocina, que se lo comunicó al juzgado federal 8, de Marcelo Martínez de Giorgi.

 

 

 

 

Como no tenía la menor posibilidad de que 2/3 de los miembros del Congreso aprobaran la transferencia de las frecuencias de bien público de ARSAT a los negocios de Clarín, Macrì firmó en enero de este año el decreto de necesidad y urgencia N° 58/2019, por el que las frecuencias de ARSAT pasaron a ser administradas por el ENACOM, que “otorgará participación a prestadores de Servicios de TIC de carácter regional o local, públicos o privados” en no menos del 20% de “las frecuencias indicadas en el Anexo II”. Las frecuencias del Anexo II son las que Vila intenta retener sin pagar por ellas. El decreto está en vigencia por el inconstitucional método de la sanción ficta: es decir, mientras no lo deroguen las dos cámaras del Congreso, y aún así no afectaría los “derechos adquiridos” durante su vigencia. Resta por ver si Macrì ya ha dado algún paso para trasferirlas a Clarín.

 

 

Sobreactuaciones

Si Macrì y Miguel Pichetto tuvieran alguna chance de descontar los 15 puntos que Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner les sacaron en las primarias, Vila no hubiera denunciado la extorsión a la que el Presidente lo sometió.

 

 

Por si no bastara con la denuncia, que de inmediato fue judicializada por el Pocero de la Patagonia, Guillermo Marijuan, Vila también dijo que “no hay miembros de La Cámpora procesados ni sospechados de corrupción, son chicos talentosos, inteligentes. Nos vendieron que Máximo Kirchner era un chico que se drogaba y que jugaba la PlayStation. Si lo conocieran al Máximo real no tiene nada que ver con el Máximo que nos vendieron. Es un chico criterioso, inteligente, estudioso, preparado, que sabe de economía».

Conceptos idénticos se han leído en esta columna, sólo que el mendocino llega cuatro años tarde, y como parte de la pasión empresarial por acudir en auxilio de la victoria, patear al caído e impulsar su agenda de siempre: Vila terminó su palinodia reclamando la reforma laboral que actualice los antiguos contratos de trabajo. ¿Cuál será su desilusionada reacción cuando advierta que el “Máximo real” no la consentirá? En esta misma edición, Héctor Recalde enumera algunos derechos que los trabajadores aun deben recuperar.

Marijuan era el candidato a ocupar la Procuración General de la Nación, cuando Sergio Massa aspiraba a la Presidencia en las elecciones de 2015 y prometía alejar a la Procuradora Alejandra Gils Carbó, cosa que luego hizo Macrì. El canal abierto y la señal de noticias por cable de Vila han sido el principal apoyo mediático de Massa durante años. Los elogios a La Cámpora son una sobreactuación de Vila, del mismo estilo que su asistencia a la primera presentación de Sinceramente, en mayo de este año, antes de que Cristina cediera su lugar en la fórmula presidencial para que Alberto Fernández sumara a Massa, entre otros, a la coalición.

El que también sobreactuó con locuacidad eufórica fue el propio Massa, durante el viaje a Córdoba para la misa en el primer aniversario de la muerte de José De la Sota.

—¿Viste que yo también canté Vamos a Volver?–   le dijo a Wado de Pedro, quien bajó la mirada hacia su teléfono y contestó con un sonido gutural.

 

Massa con De Pedro.

 

El ex intendente de Tigre no se arredró.

—Hasta nombré a la Jefa —insistió el aspirante a manejar las cuestiones energéticas durante el gobierno de Alberto y Cristina Fernández, apetencia que comparte con Guillermo Nielsen y Miguel Galuccio. Tampoco así consiguió un gesto más expresivo de parte de De Pedro, quien quedó a cargo de la coordinación de la recompuesta relación con el gobernador Juan Schiaretti, en contacto con su operador, el Zurdo Jorge Montoya.

 

 

La fórmula de Capusotto se despide

También hay indicios de que los sensores meteorológicos de la República Autónoma del Cuarto Piso han registrado los vientos políticos que soplan desde que Alberto y Cristina arrasaron al Presidente y su vice en las primarias de agosto. La principal disputa entre consultoras y encuestadores desde entonces es determinar en cuántos puntos aumentará la distancia entre ambas fórmulas. Sólo los desahuciados, como Elisa Carrió y los propios Juan Domingo Perdón y Micky Vainilla, simulan creer que el Frente de Todes podría quedar por debajo del 45% fijado por la Constitución como línea de llegada electoral y forzarlo a una segunda vuelta, en la que lo vencerían.

En cambio, tanto El Hada Buena como su jefe político parten de la base de que la elección presidencial está perdida y sólo se concentran en sus objetivos particulares: Horacio Rodríguez Larreta en pasar del 50%, de modo de ser reelecto sin segunda vuelta; la gobernadora bonaerense en retener algunas intendencias (Mar del Plata, La Plata, Lanús y Tres de Febrero las principales) y fortalecer los bloques legislativos, de modo de consolidarse como jefa de la oposición al gobernador Axel Kicillof. Por eso, la gobernadora le dio el esquinazo a Macrì durante la visita a Mar del Plata, en la que no quiso mostrarse junto al apestado.

Tanto Vidal como HRL consideran a Macrì el causante único de la derrota y procuran tender puentes con los inminentes gobiernos nacional y provincial. Ahora abominan de las actitudes confrontativas con que Cambiemos polarizó la política argentina. La principal burrada del intendente de la Capital, como quiere ser considerado, fue su frase célebre, sobre la lucha de las especies: “Un dinosaurio contra un homo sapiens, se lo comía. Contra dos, también. Contra 20, si iban de a uno, también se los comía el dinosaurio. Para cuando los 20 se organizaron, mataron al dinosaurio. Por eso hoy el ser humano es quien maneja al mundo”. ¿Qué importa cuántos  millones de años separan la extinción de los dinosaurios de la aparición de vida humana en el planeta?

Vidal, en cambio, demonizó a Roberto Baradel y al kirchnerismo en su insensata confrontación con los docentes de su provincia, que polarizó entre El Hada Buena y el Ogro Malo. Que hoy asuma que ese fue el peor error de su gobernación no le ayuda a comprender que tampoco corresponde a las normas de una disputa política democrática haber aducido que si ganaba Kicillof gobernaría La Cámpora, al mismo tiempo que otras fuentes de la misma coalición identificaban a los camporitas con el narcotráfico y la adicción. Tanto Vidal cuanto Rodríguez Larreta planifican un futuro sin Macrì y tienden puentes con el próximo gobierno (contra lo que tiende a pintar la prensa comercial, el acercamiento comenzó por el círculo íntimo de Cristina, mientras se multiplican los mensajeros que ofrecen contacto con Alberto, desde el clarinesco Rendo hasta el hipersensible hijo de la mamá de Víctor Santa María). Alberto no tendrá inconveniente en reunirse con él, dentro de lo posible después de las elecciones, pero sin esos pegajosos intermediarios.

Rodríguez Larreta consolidó su relación con Martín Lousteau (que quiere decir Enrique Nosiglia), que atesora para el momento en que haya que redefinir la relación de la UCR con lo que quede del PRO.  El alcalde porteño entiende que tampoco le será difícil conciliar posiciones con el nuevo gobierno, en una suerte de neo bipartidismo peroniano. Cuenta para ello con Cristian Ritondo, Diego Santilli, Emilio Monzó, Rogelio Frigerio (si no es electo director del BID). Cree que si esa entente que también es generacional, no salva la grieta y restituye formas cordiales de convivencia, más temprano que tarde también la Argentina tendrá su Bolsonaro, una denominación genérica que comprende a los Trump, Duterte, Orban, Le Pen y Salvini del orbe. Es lo que uno de sus colaboradores llama “el Weimar global”, aludiendo a la caída del gobierno socialdemócrata alemán que hace nueve décadas cedió paso al hitlerismo. Ninguno de ellos parece registrar que si eso no ha ocurrido en la Argentina se debe a la resiliencia del sindicalismo peronista, de los movimientos sociales y de la izquierda, con una capacidad de movilización única en la región, como acaba de recordar Hugo Yasky en el Congreso Provincial de la CTA de Santa Fe.

Lo repetirá ante Fernández, en el Congreso Nacional de la organización, que sesionará dentro de dos semanas.

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí


Sobre el autor



Los comentarios no estan disponibles.

Subir ↑