Sábado 18 de Noviembre del 2017, 03:10               

Músicos

Publicado en marzo 4th, 2013 | Escrito por FM Radio City

0

JORGE MIGOYA

Compositor y multi-instrumentista, Jorge Migoya nació en Rosario el 13 de julio de 1955 y, desde hace más de 30 años, vive en París, Francia.

Tuvo muchos maestros y en épocas diferentes. A los siete años comenzó a estudiar la guitarra española según el método clásico que recomendaba la academia. El mismo músico lo explica desde París a través de una carta cargada de buenos recuerdos: “Tomaba cursos en un conservatorio de guitarra en el cual su directora y mi maestra de pasaje era ‘la Lobos’. En realidad, una buena guitarrista, pero con un sentido de la educación musical espantoso y una capacidad de motivar a los alumnos de una manera muy particular, como por ejemplo: ¡No cuadrúpedo, no se toca así! ¡Mirá dónde ponés el dedo, bestia!…  Y todo eso acompañado de golpes en los dedos con su lápiz torturador…”.

El propio Migoya entiende que en esta breve biografía no vale la pena citar este tipo de profesores, aunque admite que así fueron sus comienzos en el arte de la música y que eso no le impidió aprender teoría y solfeo.

Más tarde, por suerte, las cosas cambiaron para él y pudo ingresar a la Universidad Nacional de Rosario, donde tuvo, efectivamente, maestros con un mejor nivel intelectual y pedagógico. En este sentido, pueden citarse a Dante Grella, Marta Varela o Zaghis, su profesor de clarinete. Por otro lado, un maestro con quien Migoya tuvo una gran relación musical y humana fue Santiago Grande Castelli, con el que aprendió orquestación, armonía  y, según sus palabras, el placer y el deseo de la música.

Migoya recuerda que Grande Castelli le dio clases gratuitamente y que casi siempre éstas desbordaban la simple hora de rigor: “Él me acompañó musicalmente hasta mis últimos días en Argentina, y apenas llegado a Europa, en un miserable hostal de Barcelona, recibí entre las primeras cartas de Argentina una del maestro Castelli, alentándome siempre frente a la dificultad y diciéndome que no afloje, que el camino iba a ser duro, pero que no abandonara lo que era. Y terminaba, textualmente: Te lo digo yo en mi crepúsculo a vos que estás en el alba de tu carrera”.

Migoya en 1976 integró en Rosario el grupo de jazz-rock Síntesis, que editó un único LP, y luego grabó con el gran pianista y arreglador argentino Rodolfo Alchourrón.

En 1979 se radicó en Francia, donde desarrolló una intensa actividad musical y teatral. En el país europeo se vinculó con la música contemporánea y el teatro. Primero en Dijon, colaborando en la música para una compañía de teatro avant garde. Luego en París trabajó como arreglador con Gustavo Beytelman, el Cuarteto Cedrón y Bernardette Lafont, entre otros. Escribió música para teatro y, al frente de sus distintos grupos, realizó conciertos en varios países europeos y africanos.

En 1990, en ocasión de una gira por Argentina, grabó su primer disco editado por el sello Melopea y producido por Litto Nebbia. Del álbum participaron Alejandro Franov en bajo, Marcelo Moguilesvky en saxos (quienes eran en ese momento los que acompañaban a Nebbia en sus conciertos) y el baterista francés Laurent Chaufflet, que había llegado con Migoya desde París. Lamentablemente, este disco, que se llama Jorge Migoya et les eléphants d’abord, editado entonces en vinilo, no ha sido reeditado en formato digital de CD.

En 2002 salió su segundo disco en el país, Otros vientos, a través del sello rosarino Blue Art, con el cual además editó en 2007  Casi solo(s), su tercer disco.

En la actualidad sigue componiendo para distintas formaciones, desde tríos hasta sextetos, con influencias jazzísticas, pero con un background importante de rock, como situado entre Astor Piazzolla y Frank Zappa. Siempre desde París, ciudad en que encontró un lugar abierto a sus inquietudes creativas.

En su disco Casi solo(s) propone una música abierta, donde el folclore, el tango, ciertos colores de la música europea, conceptos del jazz y del rock conviven de forma no forzada y con una exquisita sensibilidad. Por ejemplo, su tema “La polvareda” comienza como una zamba, pasa por la sonoridad guitarrera europea del siglo XIX, recorre los colores piazzolleanos y la milonga.

Migoya es como un pintor que, con pinceladas de rock,  blues y, obviamente, de jazz, suele generar paisajes de notable belleza que, además, tienen la noble característica de no repetir sus formas.

[audio: http://fmcitybaigorria.com/wp-content/uploads/2013/03/03-Funambulesco.wma]

06a

 


Sobre el autor



Los comentarios no estan disponibles.

Subir ↑