Sábado 22 de Septiembre del 2018, 10:08               

Noticias

Publicado en agosto 19th, 2018 | Escrito por FM Radio City

0

La crisis económica también se instaló en las zonas rojas rosarinas

LACAPITAL.COM.AR

Caída de cantidad de clientes, regateos, servicios en pensiones baratas y abusos policiales, las nuevas realidades de las meretrices locales

Tanto como el cierre de cabarets y whisquerías, hace cinco años, la crisis económica transformó definitivamente la rutina en las zonas rojas de la ciudad. Según organizaciones que abogan por la defensa de los trabajadores sexuales, en la calle no sólo hay cada vez más mujeres sino que atraviesan situaciones más vulnerables. “Casi de emergencia”, según señalan referentes de Fuertsa, una organización que lleva dos años recorriendo la zona de la Terminal y el macrocentro de la ciudad. Caída de clientes, regateos, pensiones baratas y abusos policiales, realidades que instaló “la tormenta”.
“Por la crisis no sólo hay menos clientes, sino también mucha más oferta de servicios sexuales en la calle”, advierte Gala, trabajadora sexual y referente del Frente de Unidad Emancipatorio por el Reconocimiento de los Derechos de Trabajadores Sexuales en Argentina (Fuertsa). Y, como sus compañeras, pide que se la identifique en la nota con el nombre que utiliza para ofrecer sus servicios. “Mi nombre de puta”, explica.
Gala habla de “oferta y demanda”, de “servicio”, de “tarifas” y también de que “las putas libres son un dolor de cabeza para el capitalismo”, porque considera a la prostitución como un trabajo al que deben reconocérsele derechos. Sin más vueltas.
En Rosario, el frente se formó hace dos años y desde entonces sus activistas (trabajadores sexuales o no) recorren las zonas rojas del macrocentro de la ciudad haciendo “trabajo de territorio”; es decir acercándose a las chicas que ejercen la prostitución en la calle, conociendo sus historias, acercándolas a instituciones de salud amigables, repartiendo preservativos y actuando de nexo con otras organizaciones y programas sobre consumo problemático, cupo laboral trans y salud mental, entre otros.
Magalí lleva más de un año en esta tarea. Según destaca, este trabajo territorial es cada vez más necesario. No sólo porque en los últimos años, asegura, la oferta sexual en las calles “creció casi al doble”, sino también porque la crisis económica y la caída de clientes habilita situaciones de mayor precariedad, “les pasa a todos los trabajadores y sobre todo a las trabajadoras sexuales que siempre estamos en una delgada línea”, apunta.
En noches largas y frías, como las de las últimas semanas, Magalí llegó a contar hasta a diez chicas trabajando en una esquina. Algunas son las caras de siempre, las conocidas, pero también “hay nuevas, muy jovencitas o adolescentes que no son del centro, que vienen de otras zonas”.
Para la joven, el crecimiento de la oferta sexual en la calle es una de las consecuencias de la crisis económica, que no perdona siquiera al llamado oficio más antiguo del mundo. La modalidad que se había impuesto después de que empezaran a escasear los lugares físicos para ejercer la actividad, alquilar un departamento entre varias chicas, ya no funciona. “Hay muchas compañeras que alquilaban un lugar para trabajar y como ya no pueden pagarlo, terminan en la calle”, señala.
Y lúcidamente, Luna advierte que “la crisis castiga con mayor dureza a las mujeres y sobre todo a las mujeres que son madres. Hay compañeras que tienen hijos o nietos y con su trabajo en la calle mantienen a toda la familia. Por eso empezás a encontrar en la calle a un montón de chicas que salen a trabajar”.
En la calle, se ofrece sexo oral por 300 pesos y el servicio completo cotiza alrededor de 600 pesos. Obviamente, en departamentos o privados las tarifas son más altas. Pero, tanto en las zonas rojas como puertas adentro, los bolsillos están flacos.
Luna lleva un año y medio trabajando “puertas adentro”. Primero en un departamento regenteado por una mujer a quien le tenía que dar la mitad de sus pases. Ahora en forma independiente “publicándose” en páginas web. “La falta de guita habilita cosas que a lo mejor en otro momento no te pasarían, yo trabajo en mi casa particular porque no puedo alquilar otro lugar. Siempre trabajé a domicilio y en hoteles, pero los clientes ya no tienen para pagar el servicio y el hotel“.
Magalí eligió la calle, dice, porque no quiere compartir sus ingresos “la plata la gano yo y es mía”, afirma. Sin embargo reconoce que estar en la calle se ha vuelto más conflictivo por el aumento de la competencia y el consumo problemático de sustancias. En sus palabras, “hay poco laburo, pasás mucho tiempo en la calle y eso suele generar quilombo”.
En ese áspero escenario, los servicios, explica, se pautan en espacios públicos, en los coches de los clientes, o en piezas de casitas, hoteles o pensiones “en las que en otra situación no pasaría ni cinco minutos”.
Y así, la crisis también se pasea por las zonas rojas y deja su impronta: pocos clientes, regateos, pensiones baratas y abusos policiales, realidades que instaló “la tormenta”.


Sobre el autor



Los comentarios no estan disponibles.

Subir ↑