Sábado 13 de Abril de 2024

Hoy es Sábado 13 de Abril de 2024 y son las 09:41 -

16.3°

InfoClima

COMPROMISO SOCIAL

LA HISTORIA DEL NIETO 133

PAGINA/12 La militancia de sus padres y cómo se acercó a Abuelas
Este mediodía, Abuelas de Plaza de Mayo informó la restitución de la identidad del hijo de Cristina Navajas y Julio Santucho y nieto de Nélida Navajas. "Es uno de los momentos más luminosos de nuestra vida, lo esperé tanto que me cuesta creerlo", dijo en la conferencia de prensa su hermano, Miguel "Tano" Santucho.

 

El nieto recuperado 133, cuya restitución de identidad fue presentada este mediodía por Abuelas de Plaza de Mayo, es el hijo de Cristina Navajas y Julio Santuchonieto de la abuela Nélida Navajas, ex secretaria de la organización y quien falleció en 2012, y hermano de Miguel “Tano” Santucho, también miembro de la organización de derechos humanos.

 

 

El nieto restituido, cuyo nombre aún no fue dado a conocer, tiene dos hijos. Fue anoticiado de su identidad el 26 de julio pasado por la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) y ya se reunió con su padre y sus hermanos, Miguel y Camilo.

Según la reconstrucción de su historia, aún no había nacido cuando su madre fue desaparecida el 13 de julio de 1976 por una patota del Ejército conducido por el gobierno militar de facto.

Cristina Navajas nació en 1949 en la Ciudad de Buenos Aires. Tenía 26 años al momento de su secuestro, era maestra y estudiante de sociología en la Universidad Católica Argentina (UCA).

En esa universidad se conoció con Julio Santucho, séptimo hijo de una familia de diez hermanos y cuyo miembro más reconocido fue Mario Roberto Santucho, un dirigente clave del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

Julio, quien estuvo en la conferencia donde se presentó la restitución de identidad, había sido pupilo de un colegio católico y luego seminarista para ser sacerdote. Pero cuando conoció a Julia abandonó esa vocación.

La pareja, que militaba en el PRT, tuvo dos hijos, que estuvieron presentes en el momento en que su madre fue secuestrada de la casa de su cuñada, Manuela, en la calle Warnes 735, donde se encontraba de casualidad junto a otra compañera de la organización, Alicia Raquel D´Ambra.

El secuestro de Cristina

Julio se encontraba en Italia y allí se enteró del secuestro de Cristina pero aún no de su embarazo. Se supo que ella esperaba un nuevo hijo poco tiempo después, cuando su madre Nélida encontró una carta que ella había preparado para Julio anoticiándolo de un retraso y sus sospechas de estar embarazada.

Cristina fue secuestrada y llevada Coordinación Federal y luego al centro clandestino de detención Automotores Orletti. Allí fue torturada junto con sus compañeras. Sus captores la trasladaron luego a Protobanco y estuvo allí hasta diciembre de 1976.

Sus compañeras de cautiverio contaron que durante su secuestro ella se identificó ante los represores con la determinación de dejar clara cuál era su condición y su voluntad de tener a su hijo: “Soy Cristina Navajas, militante del PRT y estoy embarazada”

Más tarde fue llevada al Pozo de Banfield. Mientras tanto, su madre, Nélida comenzó su incansable búsqueda. Llegó hasta Italia, donde estaba Julio e inició con él una serie de denuncias sobre lo que ocurría en la Argentina.

El inicio de la búsqueda

Julio había querido volver al país cuando se enteró de que Cristina había sido secuestrada pero, según contó, las autoridades del partido se lo impidieron. “Otro Santucho más no vamos a perder”, le dijeron. Por esos días, su familia ya había sido diezmada por la represión de Estado.

Entre secuestrados, asesinados y desaparecidos, los Santucho perdieron a casi una veintena de sus familiares.

Cuando Julio por fin pudo reencontrarse con sus hijos en Europa, porque fueron llevados por miembros de la organización, él les dijo que su madre “había sido llevada por los militares”.

“Ellos pensaban que ella los había abandonado. Yo preferí decirles que habían perdido a su mamá por culpa de los militares”, narró y afirmó que luego de ello comenzó con Nélida la búsqueda de Cristina y el hijo que estaba en su vientre.

El camino a la verdad

El comienzo de la restitución de identidad del nieto 133 comenzó hace casi cinco años cuando, como tantos otros, sospechó de sus orígenes y se acercó a Abuelas de Plaza de Mayo.

Según se supo, su apropiador siempre aseguró haber sido su padre biológico. Pero él siguió abriéndose camino hacia la verdad. Luego de Abuelas, siguió todos los pasos del proceso en la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi), el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) y la Unidad Especializada para Casos de Apropiación de Niños durante el terrorismo de Estado (Uficante).

La noticia de que era hijo de Cristina Navajas y Julio Santucho le fue comunicada hace dos días atrás, el 26 de julio último. Inmediatamente quiso tomar contacto con su familia y se comunicó con su hermano Miguel, el “Tano”.

El reencuentro

“Es uno de los momentos más luminosos de nuestra vida, lo esperé tanto que me cuesta creerlo. Mi primer pensamiento fue y va a ser para mi mamá y mi abuela, que siguen viviendo en mí”, dijo el "Tano" durante la conferencia encabezada por Estela de Carlotto y el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla.

Y añadió: "No tengo dudas de que vamos a estar juntos el resto de nuestras vidas. Nos buscamos, nos quisimos encontrar y el abrazo que nos dimos es para siempre".

Miguel que su hermano tiene dos hijos, deslizó que se parece mucho a él y prefirió no dar más información hasta tanto se asiente todo el proceso que implica una restitución de identidad. Pero celebró que ambos comparten la misma pasión futbolera: "Es bostero, como yo".

Su padre, Julio, añadió que su hijo parece tener “un carácter firme y fuerte, más que el mío”. Comentó que habló con él y que le manifestó el deseo de conocer a su familia biológica.

 

“Estaba sorprendido de la magnitud de lo que encontró”, bromeó Miguel en alusión a la amplísima cantidad de integrantes que tiene la familia Santucho. “Tengo la sensación de haber encontrado un ser luminoso, especial”, con el que “nos buscamos y nos quisimos encontrar”, concluyó.

 

COMPARTIR:

Comentarios